Discos incunables, antiguallas y reliquias guatequeras

(a mis hermanos, a mis amigos de las pandillas de juventud en Málaga, a Juan de Pablos
por su Flor de Pasión, y a todos los coleccionistas de discos antiguos)

 

I n c u n a b l e s - y - a n t i g u a l l a s



Cuando yo empecé a tener uso de razón, en mi casa, la de mis padres, había una radio grande de válvulas, Maso Radio S.L, que todavía conservo, y un “picú” o tocadiscos, marca Philips, parecido al de la imagen de abajo. Luego, con los años, me enteré que lo de “picú” venía del inglés (pickup). Era una especie de maleta cuadrangular con dos partes: la inferior para el plato y la superior para el altavoz, que se podía desmontar y colocar a cierta distancia, lo que daba de si el cable que los unía. Nuestro picú tenía un volumen considerable, si se ponía a tope en la terraza podía oírse en casi todo el barrio. A través de él me inicié en la música con preciosas canciones de la generación de mis hermanos, mayores que yo, la del pelargón según dicen. Era el tiempo en que se escuchaba música en francés, en inglés, en español y en italiano; no existía todavía el monopolio anglosajón que vendría poco después.



---

Un auténtico y genuino picú, parecido al que había en casa.
heredero de los gramófonos.


Teníamos discos de Renato Carosone ("Piccolisima serenata", "Tu vuo' far' l'americano"), Petula Clark ("Dawntown", "I know a place"), Los Platters ("Only you", "Smoke gets in your eyes"), Los Cinco Latinos, Clift Richards ("Theme for a dream", "Move it") y The Sadows ("Apache", "Riders in the sky"), Paul Anka ("Diana", "Put your head in my shoulder"), Los Gemelos Kalin ("When"), Domenico Modugno ("Nel blu di pinto del blu - Volare", "Piove - Cia cia bambina"), Marino Marini ("Come prima", "Bouna sera"), Los Pájaros Locos ("Tintarella di luna"), etc. Hablamos de finales de los 50 primera mitad de los 60. La música melódica tenía su espacio, era protagonista. Se prestaba especial atención a las voces y los conjuntos músico-vocales eran frecuentes. También se estilaba el "du-du-a" y los movimientos sincronizados y acompasados en la puesta en escena. Los festivales de la canción como el de San Remo o el de Eurovisión tenían su importancia, representaban una lanzadera para compositores, intérpretes y canciones. No era tan habitual como ahora que compositor y cantante fueran la misma persona. La televisión en blanco y negro no había llegado a España o era privilegios de unos pocos.

 

Ana María
y Los Cinco Latinos


La canción del Hula-Hoop
Ahora que te quiero
Quiéreme siempre
Bernardine

Fontana, 1959

Domenico Modugno
y otros
9º Festival de la Canción de San Remo (1959)

Piove (Cia Cia, bambina)
Conoscerti
Tu sei qui
Avevano la stessa eta

Fonit (Telefunken), 1959

Ana María era Estela Raval y el Hula-Hoop estaba de moda.
Obsérvese la diferencia de cintura entre el chico y la chica
Aunque sólo fuera por "Piove", una de las mejores canciones
de Domenico Modugno, el disco merece la pena.

Los Gemelos Kalin

When
Three o'clock thrill
Jampin' jack
Walking' to school

Columbia, 1958

Renato Carosone
y su sexteto

Torero
Los tres compadres
Pequeñísima serenata
Tema armenio

Pathé (Odeón, S.A.), 1959

Disco redondo que los lanzó a una merecida fama
pues cantaban en público desde los cinco años !
Desde niño me ha gustado mucho este disco, portada inclusive,
y muy especialmente la grandísima "Picolissima serenata"

Los Pájaros Locos

La gatasobre el tejado de zinc
Why
Tom Pillibi ( Eurovisión,1960)
Tintarella di luna

Variety, 1960

Marino Marini
ed il suo quartetto

Come prima
E sempe 'a stessa
Buona sera
Se so' scetate l' angele

Durium (Columbia), 1958

Estudiantes de Barcelona graban, con permiso del SEU,
éxitos del momento, como "Tintarella di luna", una de mis favoritas,
que también popularizaría, entre otros, Mina.
Ingeniero electrónico metido a músico funda en 1955 un cuarteto.
En los 80, a pesar de que eran "Malos tiempos para lírica",
Golpes Bajos los emularía grabando"Come prima".

Johnny
and the Hurricanes

Reveille rock
Beatnik fly
Time bomb
Sand storm

Warwick (Columbia), 1959

Petula Clark

Cerca de ti
La bella historia
Pierdes tu tiempo
Que tu corazón sea fiel

Vogue, 1963

Rockin con mucho feeling, "electrizante" y "excitante".
Y además cuatro de ellos nacieron en Toledo
Chica inglesa canta en francés canciones tituladas
en español. Qué tiempos aquellos !


Estos discos eran de baquelita, giraban a 45 revoluciones por minuto e incorporaban cuatro canciones, dos por cada cara. La mayoría tenían en su centro un círculo diáfano de algo más 3,5 cm de diámetro, y se colocaban en el plato insertando primero una pieza supletoria que éste traía y en la cual ajustaban. Otros, en cambio, tenían un triángulo circunscrito a dicho círculo, el cual a su vez disponía de un hueco central, igualmente circular, de unos 6 mm de diámetro, que servía para colocar directamente el disco en el plato sin utilizar la referida pieza.

Había también picús con radio, y muebles, algunos muy aparatosos, que incorporaban radio y tocadiscos; en estos últimos, además, el picú frecuentemente tenía un dispositivo para poder poner varios discos apilados. El sistema se fue generalizando a los picús exentos (en los enlaces de este apartado se puede ver algún ejemplo) y funcionaba de la siguiente manera: al acabar el disco que estaba sonando en el plato, el brazo de la aguja se retiraba, el siguiente disco de la pila caía, deslizándose de forma automática sobre el anterior, y el brazo volvía y posaba su aguja sobre los primeros microsurcos del mismo.



----


Cuando llegue Septiembre (Belter-Atlantic, 1962), el famoso disco de Bobby Darin (abajo a la derecha) fue otro clásico de mi prehistoria, y su rítmica "Multiplication", una de mis canciones favoritas en aquella época, junto con "When", de Los Gemelos Kelin, "Picolissima seranta", de Renato Carasone, "Tintarela di luna", en versión de Los Pájaros Locos, y "Come prima", de Marino Marini. También andaban por casa otras joyas de bandas sonoras de películas, como las de El Puente sobre el Río Kwai (Polydor, 1958) y su archiconocida marcha "Coronel Bogey", composición de Arnold-Alford interpretada nada menos que por Helmut Zacharias y sus Violines Mágicos; El Árbol del Ahorcado, que abre su cara 1 con "Ella tenía sólo 17 años", fenomenal tema de Marty Robbins (por cierto, el disco editado por Fontana en 1960 es de color rosa); y West Side Story (CBS, 1962), que no tiene desperdicio: "Esta noche", "Baile en el gimnasio", etc., obras firmadas por Leonard Bernstein (música) y Stephen Sondheim (textos) e interpretadas por una orquesta enigmática dirigida por Johnny Green. Ni en el propio disco ni en sus carátulas figuran por niguna parte los cantantes, salvo que sean los actores de la pelicula, Natalie Wood a la cabeza, que lo dudo. Todo muy misterioso. Al parecer, dicha actirz tenía una bonita voz y cantó todos sus temas durante el rodaje, pero finalmente fue doblada por una cantante profesional, lo que le produjo una gran decepción.


----



Luego al trascurrir los 60 vendrían los tocadiscos portátiles, incluso a pilas, los radiotransitores y -¿quién se acuerda?- los magnetófonos (!), toda una revolución entonces, que fueron los antecesores de las grabadoras, los cassettes y las pletinas, ya también agua pasada (la tecnología corre que vuela). Entre los primeros cassettes se encontraba uno de la marca Philips, pequeño y con estuche de cuero negro, que tuvo un gran éxito y se vendió como churros.

 


La susodicha grabadora-cassette Philips, que Luis ha recuperado
de su desván y ha tenido a bien regalármela para mi gozo
("ten amigos para ésto"). Como se puede apreciar
está impecable (Foto: L. F. Solance)

 

------------


Tocadiscos portátil, radiotocadiscos y magnetofón. Años 60.



La radio de mis padres. Nunca he visto ninguna igual.
Es de la marca REX, en alguna parte pone Maso Radio, S.L. y mide 57x35x23 cm.
Según se sintonizara en onda corta, media o larga, se encendía una luz diferente.
Como vivíamos en Málaga, se cogían muchas emisoras en árabe.
El anuncio del Cola-Cao, con su musiquilla pegadiza,
lo ponían a todas horas y ha quedado grabado
en nuestros cerebros per secula seculorum
(pulsa sobre la radio si quieres oirlo)

Yo no soy muy aficionado a la radio, salvo para escuchar música
de vez en cuando, aunque me parece un medio de comunicación muy interesante y dinámico.
Una excepción circunstancial es el magnífico, entretenido e ilustrativo programa
"Hoy no es un día cualquiera", dirigido y presentado magistralmente por Pepa Fernández,
Sus colaboradores son de lujo, el contenido de las secciones, interesante e instructivo a más no poder,
el tono de los debates, respetuoso y civilizado; osea, que no tiene desperdicio de principio a fin.
Y además tiene un espacio, presentado por Jose Mª Íñigo, dedicado a la música.
Casi siempre que vamos al pueblo los sábados por la mañana lo sintonizamos.
Y es un placer. Larga vida a la radio y a este tipo de programas. Gracias.


Imagen de la portada del disco Patricia,
de Bert Kämpfert, Max Greger y sus Orquestas, que contiene los temas:
"Sail along silv'ry moon", "Catalania",
"Patricia" y "El Rancho Rock".
Polydor, 1958.

 

Fracoise Hardy, musa de los 60,
en la portada del disco (1962)
que la haría famosa.
El tema principal del disco era y es
"Tous les garçons et les filles"
....... Bailas ?.

Juan de Pablos, otro enamorado de la Hardy, la rescataría del olvido
en la década de los 80 en su magnífico programa radiofónico Flor de Pasión,
donde lo mismo servía una deliciosa antigualla braseada con su personalísima voz y cadencia,
que la primera maqueta del grupo último mono
que pasaba por allí. Y todavía sigue...
Que no decaiga.

Sylvie Vartan, la que faltaba,
"La plus belle pour aller danser".
Se casó con Johnny Hallyday,
también actor y cantante.
Eran la pareja de moda.

Rita Pavone,
la simpática cantante italiana

Su versión de "Si yo tuviera un martillo" tuvo un gran éxito.



Conchita Velasco,
una de nuestras chicas "yé-yé".
Para que no hubiera dudas grabó
una canción con dicho nombre,
"La chica yé-yé", siguiendo la estela
de Rosalía (a la izda.).
El tema es de Augusto Algueró,
que también es autor de "Penélope" (Serrat), "Tómbola" (Marisol), "Te quiero,
te quiero"
(Nino Bravo), etc.

 


El Dúo Dinámico:

 

Manolo
Ramón


Poesía en movimiento


Los fabulosos e incombustibles Manolo de la Calva y Ramón Arcusa son, por derecho propio, una leyenda viva en el panorama musical español y latinoamericano. En España, por lo que respecta al pop han sido pioneros en casi todo, y cuando parecen que están muertos, que viven del recuerdo, resucitan con más energía si cabe. Su primer disco se editó en 1959. Algunos hemos crecido y nos hemos desarrollado con El Dúo Dinámico. Forman parte de un periodo de nuestras vidas, como los Beatles y otros. Que yo sepa fueron los primeros en cantar en español temas clásicos o éxitos del momento originalmente esritos en lengua extranjera, básicamente inglés ("Oh, Carol", "Las hojas verdes", "Limbo rock", etc.); también en componer canciones, algunas entrañables e imperecederas como "Quince años tiene mi amor" (1960), Quisiera ser" (1961), "Perdóname" (1962), "Amor de verano" (1963), "Esos ojitos negros" (1965) o la más reciente, "Resistiré", que Almodovar incluyó en la banda sonora de su película !Átame!.
Cuando era niño y durante la pubertad los escuché en la radio (discos dedicados y demás), en la incipiente televisión (Escala en Hi-Fi y otros) y en los guateques que organizaba mi hermana Chiqui en casa. Luego, durante el inicio de la adolescencia, en algunas "reuniones" y fiestas; y posteriormente, de refilón o de fondo y de forma intermitente, en todas partes y épocas. Cuando a Julio Iglesias ("Canto a Galicia") se le acabó la inspiración y se dedicó a hacer versiones de otros, astuta y sabiamente recurrió a ellos, los fichó y se los llevó a Miami. Por cierto, la primera canción que oí de nuestro cantante más internacional fue la "La vida sigue igual" (1968), composición ganadora del Festival de la Canción de Benidorn con la que se dió a conocer y una de sus mejores obras; pero no interpretada por él sino por el conjunto malagueño Los Gritos, cuyo disco teníamos en casa. También el Dúo Dinámico tuvo sus altos y sus bajos en el aspecto creativo, siendo a mi juicio el periodo más fecundo el comprendido entre 1960 y 1966, ambos inclusive.

Foto histórica en la que una Massiel radiante, intérprete de "La, la, la", y un sonriente Dúo Dinamico, autores de dicha canción, enseñan los trofeos de ganadores del primer premio del Festival de la Canción de Eurovisión 1968.

"Congratulations", la canción del Reino Unido, era la favorita, pero quedó en segundo lugar. Su intérprete, Cliff Richard (a la izquierda de Massiel en la foto), parece no salir de su asombro y señala uno de los trofeos como diciendo "éste debería ser mío".

 

Karina ("Las flechas del amor", "Fiesta"), nuestra cándida chica ye-yé, también representó a España en Eurovisión, y lo hizo el año 1971 con la canción "En un mundo nuevo", que quedó en segundo lugar.
Empezó haciendo playback en Escala en Hi-Fi, programa de televisón que durante mucho tiempo presentó Mochi; véanlo y escuchen, no tiene desperdicio.
Estuvo casada con Tony Luz, componente de Los Pekenikes ("Lady Pepa", "Hilo de seda").




--------------


Francoise Hardy ("Le temps de l'amour") flanqueada por France Gall, "la muñeca de cera",
ambas, junto con Sylvie Vartan ("Le rythme de la pluie"), musas francesas de los 60

 

Les Surfs, pequeñines y simpáticos, cantaban muchos de los éxitos clásicos o del momento, y lo hacían en francés, en español, en italiano,...; y eso que eran de Madagascar. En España sonaron mucho, especialmente su versión en español de "Be my baby", de The Ronettes.
Disco de mi hermana Chiqui, cuya portada conserva el sello de la tienda en la que se compró, Rodolfo Prados, de Málaga. Contiene cuatro canciones: "Flores en la pared", "Cosi' come' viene", "In un fiore" y "En las paredes"; la penultima una de las cuatro que presentaron en el festival de San Remo.


----------


"Sapore di sale" (1963), de Gino Paoli, "Capri c´est fini" (1965), de Herve Vilard, y "Il mondo" (1965),
de Jimmy Fontana; tres grandes éxitos, inolvidables e imperecederos, de la canción melódica.

 


 

R e l i q u i a s - g u a t e q u e r a s

 

Mis manos en tu cintura: el despertar adolescente

Tenía 13 años (1967) cuando empecé a ir a lo que llamábamos “reuniones”. Yo era el más pequeño de la pandilla, que estaba constituida básicamente por vecinos del barrio. Una “reunión” consistía en que chicos y chicas quedaban en la casa de alguno de ellos a charlar, a escuchar música y, si se terciaba, a bailar. El acontecimiento contaba normalmente con el beneplácito de los padres del anfitrión, que de forma pactada o como por arte de magia solían ausentarse de la casa para no interferir. Todos nos conocíamos, a todos conocían; así que ningún problema. Cuando por cualquier circunstancia –normalmente alguna celebración- había comida y bebidas, la reunión pasaba a ser una “fiesta”.



En Málaga, en aquella época y al menos en mi ámbito territorial, se hacían y se iba a reuniones -lo más frecuente- o a fiestas. Tiempo después, procedente de otras latitudes, se iría imponiendo el uso de la palabra guateque para designar una “reunión” (charla + música + baile) en la que se bebía y, a menudo, se comía, aunque no hubiera nada que celebrar. Creo que oí por primera vez dicha palabra en boca de mi primo Fernando, que vivía en Madrid y era mucho mayor que yo, es decir poco más de un año. Pero es que a esas edades trescientos sesenta y cinco días son casi media vida. Y además tocaba la guitarra, veraneaba en Benidorm e iba a guateques. Y por si esto fuera poco, también fumaba… En definitiva, fascinante. Recuerdo que nos íbamos a los Jardines de Sabatini, junto al Palacio Real, a fumar a escondidas cigarrillos rubios Chesterfield (¡que mayores!).


Disco de Nancy Sinatra que contiene "Estas botas son para caminar", la canción que la lanzó a la fama, y en cuya portada posa con las referidas botas y minifalda a juego, leotardos y jersey del mismo tono, recostada cual maja de Goya.
Todo muy sugerente...
Otro de sus éxitos fue "Bang bang".
La cantante y también actriz es hija de Frank Sinatra ("Strangers in the night", "New York, New York"), uno de los intérpretes de música ligera más conocido y mejor valorado. Ambos grabaron a dúo el estupendo tema "Something stupid".


Probablemente la primera reunión a la que asistí, ya como proyecto de hombrecillo, fue en casa de El Porri y Loli Alba, nuestros vecinos. Me acuerdo como si fuera ayer: Nancy Sinatra (“Estas botas son para caminar”), Los Bravos (“La moto”), The Trogs ("With a girl like you"), The Four Tops ("Reach out I'll be there"), Adamo ("Une mèche de cheveux"), etc. ¡Una maravilla!.






Por aquel entonces -más o menos mis trece (1967) y catorce (1968)- se escuchaba, además de los ya citados, a The Mamas and the Papas que, entre otras, grabaron dos inolvidables y magníficas canciones por las que no pasa el tiempo, “Monday, monday” y “California dream”, esta última convertida en himno de toda una generación; por supuesto a los omnipresentes Beatles, cuyo nuevo disco, noticia, pelicula o documental se esperaba como agua de mayo para ver qué dirección tomar, cómo cortarse el pelo, peinarse y vestir, etc. Por supuesto, cada uno de los componentes del grupo de Liverpool tenía su club de fans. Y luego estaban los que eran partidarios acérrimos de los Rollings, que parecían o eran todavía más progres, rebeldes e inconformistas. La rivalidad entre unos y otros, y sobre todo entre sus seguidores, era patente, se palpaba en el ambiente. En todas partes surgieron imitadores, sus canciones, especialmente las de los Beatles, muchas de ellas grandes éxitos al poco de editarse, eran grabadas e interpretadas en la respectiva lengua vernácula de cada país por algún grupo autóctono, caso de Los Mustang en España, que versioneaban todo lo que pegaba y alcazaba los primeros puestos en las listas de éxitos.


 
Los Mustang grababan y cantaban en español todos los éxitos internacionales del momento


Los españoles no podían ser menos que los ingleses y aquí se reprodujo un modelo dualista similar con los castizos y un tanto modositos Brincos y los más cosmopolitas y algo extravagantes Bravos, respectivamente. Y sí, hay que reconocerlo, de la mano de estos últimos y de su extraordinario tema "Black is black" entramos por fin, orgullosos, en la Modernidad. ¡Cuantas veces habré escuchado dicho disco en mis tiempos mozos!. Aunque la inmesa mayoria no teníamos ni idea de Inglés, alcanzábamos a entender el significado del estribillo de la canción que tan bien sonaba en boca del hispano-alemán Micquel Kenedy; y el mensaje, tal vez trascendente, pero en todo caso enigmático, no daba lugar a dudas: definitivamente el negro era negro. Además morritos Mick Jagger y su gente lo veían todo de ese color en aquella época, como pudimos saber gracias a la versión castellana que hicieron Los Salvajes de "Paint it black", banda que intentaba emular o seguir, creo yo, los pasos de The Animals y por supuesto de los "Tostones", como cariñosamente se les llama a The Rolling Stones. En todo caso, unos y otros compusieron canciones memorables, unas lentas, otras moviditas, que forman ya parte de la historia de la música ligera o pop-rock, como se la quiera llamar.


--


Portada de los dos discos de Los Bravos que contienen las canciones que les lanzaron a la fama,
"La moto", a nivel nacional, y "Black is black", a nivel internacional.


El camino de la "modernidad" abierto por Los Bravos, lo tomarían otros grupos españoles entre los que cabe destacar a Los Canarios y a Los Módulos, con sus magníficos temas "Get on your knees" y "Todo tiene su fin", respectivamente; el último precursor o pionero del rock sínfónico español.


 

Recuerdos de Belén Ordoñez:
Los veranos en Málaga siendo adolescentes
(con comentarios de un servidor)

 

 

Siguiente

 

VOLVER

 

 

 

De Vez en Cuento

d e v e z e n c u e n t o . w e b s . c o m

Queda la Música