En esta sección se desarrolla un pequeño homenaje a la música que, en mi caso, es algo muy personal, realizado desde el recuerdo y la emoción, pero no desde la nostalgia (aunque siempre queda un poso de añoranza), por lo que tiene connotaciones o algunas pinceladas "biográficas". Desde luego hablo de cosas (músicos, canciones, hechos, personas, etc.) que, en general, me son o me fueron familiares y próximas, que siento o sentí de cerca, que conozco en alguna medida. Cada canción, cada grupo o músico, cada escenario que nombro y evoco me trae alguna sensación o sentimiento. En cierto modo, representa una mirada retrospectiva a mi vida.

Por supuesto no estarán todos los que fueron o son, ni se pretende; además sería un trabajo ímprobo e imposible de realizar con los recursos y el tiempo disponibles. También aprovecho la ocasión para hacer alguna referencia al contexto, a pasiones colaterales o, simplemente, para salirme por la tangente aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid.

Como diría Rodrigo, el autor de canciones tan bonitas como “Sólo pienso en ti” (Canovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán) y “Linda prima” (Solera); “a una edad tan seria como la mía”, en la que hace ya algunos años que podría ser mi padre, para muchos gran parte de lo que cuento será prehistoria y les sonará a chino. Pero también descubrirán que en un tiempo sus padres, tíos y abuelos fueron jóvenes y hacían cosas parecidas a las que hacen ellos, y que por suerte o por desgracia, por biología, no se es eternamente joven. A partir de los 30 años el tiempo se acelera y se comprime cada vez más, y cuando uno mira hacia atrás, cosas que parece que ocurrieron hace cuatro días, resulta que pasaron hace 10, 20, 30 años o más. Por otra parte, aunque los demás nos ven como somos, con la edad que aparentamos, nosotros -que alguien me corrija si me equivoco- seguimos mirando el mundo, más o menos, como a los 30. El cuerpo envejece, pero la mente no tanto. Y menos mal..., a pesar de los problemas que puede ocasionar este desfase.


Canovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán


Como es natural, a través de este homenaje dejo traslucir mis gustos musicales, que son muchos, y sin ánimo de ofender hago algunas valoraciones críticas y para ello evalúo sobre todo la música. Las letras tienen su importancia, y su encaje en la música más todavía, pero una letra por sí sola, por muy buena que sea, con una mala o deficiente melodía o sin ella, acompañada de ruido o repetida hasta la saciedad, para mí no es música o es menos música, aunque tal vez sea poesía o, en último caso, una manifestación de un sentimiento, una respuesta vital o reflejo de una actitud. Una canción debe tener melodía, armonía, ritmo, estructura, matices… También se da el caso contrario. Los Beatles ("You can't do that", "Ticket to ride"), por ejemplo, tienen temas que a mi juicio son buenos musicalmente, pero sus letras son terriblemente simplonas, lo que no quita que a veces sean eficaces. Una que puede servir de ejemplo es “Hello, goodbye”, cuyo texto invito a leer. Sin duda refleja muy bien el desacuerdo o desencuentro entre dos personas, del que se intuye una incopatibilidad de caracteres, así como la perplejidad de una de ellas ante dicha circunstacia.


Luis F. Solance. Pompas. Acuarela

En principio esta sección estaba pensada para hacer sentir la música sin escucharla, pero una amiga, Maribel (véase Libro de Visitas), la echaba en falta e hizo que me replanteara la idea original. Al final decidí incluir muestras de la música de los compositores e interpretes que se nombran en el texto, citando algunas de sus obras más representativas y/o más emotivas para mí, y enlazando éstas con vídeos en los que se pueden escuchar. Cuando ha sido posible, me he decantado por videos de conciertos en directo, eligiendo aquellos con mejor calidad de sonido e imagen, más curiosos desde mi punto de vista, etc. El internauta podrá visualizar los vídeos y verlos, o minimizarlos para seguir leyendo a la par que oye música. En su defecto, se han establecido vínculos a archivos únicamente sonoros. A veces los enlaces se "ropen" y aparece una cosa diferente a la programada, y sólo cuando se detecta el problema puede ser solucionado.

También los músicos y otras personas citadas tienen sus enlaces. Se ha elegido en primera instancia Wikipedia porque, por lo general, el contenido y los textos están bastante bien, no tiene publicidad y al final de la página suele haber vínculos relacionados entre los que frecuentemente figura la web oficial de la persona o grupo correspondiente. En algunos casos también se puede acceder a dichas webs, directamente, desde "Queda la música".

Todo esto por mi parte. Pero este homenaje, como el resto de secciones de "De vez en cuento", está abierto a colaboraciones, las cuales pueden tener un carácter más técnico o periodístico, un tratamiento similar al mío, o si se prefiere de todo un poco. A ver quien se anima y rompe el hielo...

 

 

De Vez en Cuento

d e v e z e n c u e n t o . w e b s . c o m

Queda la Música